La portada de tu libro: 6 errores que puedes estar cometiendo

Errores básicos de diseño en la portada de tu libro

Lo sé, decidirse a autopublicar un libro es un paso muy difícil. Por eso no me sorprende que muchos escritores, una vez decidido que van a ir a por todas y autopublicar su libro, se vengan arriba fuera de su zona de confort y decidan que van a hacer todo por ellos mismos. Incluido el diseño de la portada de su libro.

Si este es tu caso pero no quieres cometer errores básicos que seguramente se carguen tu número de ventas, este post es para ti. Sigue leyendo si no quieres cometer 6 errores básicos de diseño en la portada de tu libro.

Ejemplos de portadas de libros de distintos géneros

1. No contratar a un profesional.

Sé lo que debes estar pensando. Qué lista que es Marta, como se dedica a diseñar portadas para libros el primer error es que no contrates a un profesional. 

Lo admito, ¿vale? Hay excepciones. Sé que hay portadas creadas por autores que no tienen nada que envidiar a las creadas por un profesional, pero hay muchas otras que dejan mucho que desear. Y no, que tu amigo Rogelio sepa hacer cuatro cosas en photoshop y te prometa una portada gratis no vale porque, seguramente, eso que él cree que es profesional… no lo es.

La portada de tu libro es su carta de presentación, lo que hará que el lector se interese por la historia que hay detrás y lo que le hará decidir si va a dar una oportunidad o no a tu libro. ¿No crees que se merece tener la mejor cara? Ponte en el lugar del lector. ¿Leerías un libro con una portada de aspecto amateur? ¿No pensarías que si el aspecto es descuidado seguramente la escritura también lo sea? ¿Te gastarías tres, cinco o diez euros en una publicación descuidada? Si tú no lo harías, ¿por qué otros van a hacerlo?

2. No representa la historia.

Uno de los errores que veo muy a menudo son las portadas de libro que no cuentan nada sobre el libro. Esto incluye desde la maravillosa acuarela a la que solo tú le ves la relación con tu libro hasta esos estampados que son tan bonitos y quedan tan bien, pero tanto sirven para un libro de cocina como para uno de poesía.

Por supuesto, esto solo es un error si eres un escritor novel o autopublicado sin mucho público. ¿Por qué? Porque si eres Diana Gabaldon o J.K Rowling da igual qué pongas en la portada de tu libro porque la gente querrá leerlo igual o, al menos, se interesará. Si eres Pepita Pérez y no te conocen ni a ti ni a tus libros más te vale que la portada llame la atención y que represente una escena, personajes o algún elemento característico de tu libro. Vamos, para que el lector sepa a qué atenerse y tenga una idea solo con ver la cubierta y tal (luego ya, después de quedar maravillado por la portada, si eso que lea la sinopsis ;))

¿Sabrías decir de qué tratan los siguientes libros solo observando su portada?

ejemplos-de-portadas-con-estampados

3. Imágenes de mala calidad.

En serio. No, en serio. Nunca pero nunca uses una imagen de mala calidad en tu libro, por favor te lo pido. Dios mata a un gatito cada vez que alguien usa imágenes de baja calidad en las cubiertas de sus libros. Si no quieres hacerlo por mí, hazlo por ellos (y porque no hay nada más cutre que una portada con imágenes pixeladas, créeme). 

Existen bancos de imágenes como pixabay (gratis) o shutterstock o fotolia (de pago) que ofrecen imágenes de buena calidad y de libre uso que abarcan desde paisajes a personas pasando por cualquier tipo de cosa que se te pueda ocurrir. Como he dicho, Pixabay es gratis. No tienes excusa.

¡Ah! No uses imágenes sacadas de google, seguramente tienen derechos de autor y no, no puedes usarlas libremente.

4. Usar una única imagen. ¿¡Alerta de "plagio"!?

Le ha pasado hasta a los mejores. Nunca pero nunca es buena idea utilizar una sola imagen para la cubierta de tu libro. Si solo utilizas una imagen, y es de banco de imágenes, es muy probable que tarde o temprano salga otro libro con una portada como la tuya (o quizás ya exista y ni siquiera lo sepas). Las posibilidades de que esto ocurra aumentan si la imagen es de un banco gratuito. En este post de El jardín del sur encontrarás algunos casos.

No, si te lo estás preguntando, no es plagio porque las fotos de un banco de imágenes puede usarlas cualquiera. 

5. Pasarse con las imágenes (o los colores)

Aquí tenemos el caso contrario, que está relacionado con el punto 2. Una cosa es una portada que represente algo característico de tu libro. Otra cosa es que quieras meter en la portada todo tu libro. 

El diseño de una portada, además de imágenes y tipografía necesita “aire”, un espacio libre que deje respirar a la composición. Si incluyes muchas cosas en la portada, o si usas una imagen muy estridente (o de colores muy intensos) te estarás cargando el diseño de portada de tu libro. Sobre todo, porque es muy probable que luego la tipografía no destaque.

En las siguientes portadas, puedes ver que los colores combinan perfectamente y que la tipografía está en colores opuestos o en la misma paleta de color que la imagen/imágenes de la cubierta.

diseño de portadas con colores combinados y sencillos

6. Tipografía equivocada.

No sabéis las veces que he visto ser estropeado el diseño de una portada al añadirle la tipografía. 

Cuando diseñas una portada para un libro no todo vale. Existen tipografías que van mejor o peor con cada género literario y escoger una equivocada (o utilizar varias de ellas que no combinen) puede dar al traste con tu diseño. 

También puede pasar que uses una tipografía tan usada o quemada (comic sans o papyrus, por ejemplo) que añadiéndolas al diseño, degrades su valor. O, simplemente, que te pases poniendo efectos para hacer destacar el título y al final acabes haciendo de la portada de tu libro un batiburrillo ilegible.

Como ves, el diseño de una portada no es tan sencillo como parece. A estos errores podría añadir otros pero el post ya se me ha pasado de largo y no sé si habrás leído hasta aquí. Si lo has hecho, muchas gracias. Te recuerdo, que si quieres contratar mis servicios de diseño, puedes consultar aquí los diferentes planes o ver el catálogo de portadas prediseñadas.

¿Cuál es el factor que te parece más complicado o el error más común al diseñar una portada? ¡Déjamelo en los comentarios!

La portada de tu libro: 6 errores que puedes estar cometiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba